Evaluamos, crecemos, competimos

Ante la clara constatación que la actividad económica está creciendo, lo más acertado es creer que la deriva negativa de los salarios ha tocado a su fin. Está afirmación no es baladí. Es una certeza que voy comprobando a diario. Existen unos perfiles especializados, y no me refiero estrictamente a ingenierías sino también a CFGS, en los cuales el aumento  salarial es más que palpable. Perfiles que en el 2015 se encontraban por “x” ahora ya están en “x+1”. Ante esta incontestable realidad, lo deseable sería alejarse de las políticas de recortes salariales y empezar a apostar por mejorar la competitividad mediante el incremento de la productividad.

Una de las soluciones que proponemos los profesionales en la Gestión de Personas es la Evaluación por Competencias. Evaluar por Competencias significa proceder a la mejora profesional en  el puesto de trabajo, lisa y llanamente, lo cual repercute positivamente en un aumento de la productividad y la competitividad empresarial. Olvidémonos, de una vez por todas, de mantener bajas las retribuciones debido a que la escasez de profesionales competentes posibilitará que estos sean contratados por empresas con mejores perspectivas retributivas. Sé que decirlo es fácil pero la realidad es cruda y cierta.Evaluamos, crecemos, competimos

Para evitarlo es mejor extraer lo mejor de cada profesional con una buena política de rrhh. Para conseguirlo no es necesario disponer de un departamento de rrhh  ni de invertir grandes sumas de dinero, tan solo necesitamos que un PROFESIONAL experto (lo pongo  en mayúscula debido a que la especialización en esta área no es habitual) nos asesore y ponga a disposición de la empresa y sus responsables las herramientas y metodologías necesarias. Nada más. Ni grandes infraestructuras, ni políticas. Sencillo  y fácil.

Lo curioso y desconcertante es que la inmensa mayoría de empresas no apueste por la Evaluación por Competencias. Nuestro país debe dar un paso adelante en lo referente a políticas de Gestión de Personas y no confiarlo todo a la sempiterna política de contención salarial o inversión en tecnología. Se debe invertir en gestión de personas decididamente, de una vez por todas, pues detrás de cada política,  de cada acción o de cada  inversión,  hay una.

En las empresas, lo fundamental son  los activos, las personas.

MANEL MACIÀ MARTÍ

Director a TALENTIA GESTIÓ