Saltear al contenido principal

La Responsabilidad Emocional del reclutador

En un curso sobre “Detección y autoevaluación de competencias personales“ que he impartido este pasado mes de noviembre a personas en situación de desempleo, en un municipio cercano a Igualada, me he quedado asombrado de la baja autoestima, y cierta desesperación, con la que estas personas han acudido a las sesiones.

En el transcurso de las sesiones, entre otros motivos, una de las razones de la baja autoestima de las personas asistentes es el, por decirlo de una manera decorosa y suave, la actitud del reclutador en las entrevistas. Estas personas, muchas de ellas en desempleo de larga duración, cuando tienen la oportunidad de ser convocadas a una entrevista laboral, que desgraciadamente es poco usual, acuden con una enorme ilusión y esperanza de conseguir el puesto de trabajo; ¿y con que se encuentran estos candidatos en múltiples ocasiones?, con un reclutador que puede decidir su futuro profesional y personal inclusive, y que no tiene en absoluta consideración la extrema situación por la que están pasando.

Nuestra obligación como rLA RESPONSABILIDAD EMOCIONAL DEL RECLUTADOReclutadores, y personas, es tratar a los candidatos con extremado cariño, sin olvidar, naturalmente, nuestra obligación profesional,  proporcionándolas un entorno físico y emocional en la cual se sientan a gusto y puedan exponer su valor ante nosotros, sintiéndose por un breve lapso de tiempo valorados y comprendidos.

Muchas de estas personas tienen una formación, o competencias técnicas muy precarias, pero todas ellas tienen unas competencias personales, que si han tenido la ocasión de descubrirlas, pues muchas las desconocen, en cursos o seminarios como el que ofrecí, son una “arma” con la que pueden acudir a una entrevista de trabajo con una seguridad y un plus de  valor personal que antes no poseían, o desconocían, por lo que la actitud que nosotros debemos mostrar es la de un absoluto respeto y no hundir sus ilusiones con:

  • pruebas absurdas, algunas incluso vejatorias
  • preguntas infames, insultantes, irónicas o sarcásticas
  • afirmaciones, o sentencias, que desinhiben a la persona para el futuro
  • entrevistas low cost   
  • desconocimiento del cv del candidato
  • enchufismo
  • actitud prepotente por parte del seleccionador
  • aptitud manifiestamente ínfima del seleccionador

Tenemos una Responsabilidad Emocional, y en TALENTIA GESTIÓ lo tenemos muy presente, ante los candidatos, por lo que es nuestra obligación ayudar a mantener, e incluso  aumentar, la autoestima de estos durante el proceso de selección, tratándoles y haciéndoles sentir como personas con valor y futuro. Proporcionar un trato emocionalmente digno al candidato no supone incrementar el coste del proceso, al contrario, éste nos mostrará lo mejor de su bagaje personal y profesional por lo que nos será mucho más fácil descubrir si es el candidato ideal o no, por no decir, también, que  aportamos nuestro grano de arena a la sociedad, como responsables sociales, mejorando, o al menos no hundiendo, la salud psicológica de las personas desempleadas.

Manel Macià Martí

Director en TALENTIA GESTIÓ

Volver arriba
×Close search
Buscar
Obrir xat
1
Necessites ajuda?
Deixa'ns un missatge i contactarem amb tu rapidament!