El valor de las competencias ante nuevas habilidades aprendidas

Ante la lectura del artículo de Raúl García Díaz, publicado en el digital Tribuna de Valladolid, “Esta es la competencia más importante en la selección de personal”, no puedo estar más de acuerdo en su elección de que la competencia más importante demandada hoy en día, y más debido a la crisis que estamos sufriendo, es la Capacidad de Aprendizaje.

Según la experta y referente mundial en Gestión por Competencias, Martha Alles, ha definido la Capacidad de Aprendizaje como una competencia que: “está asociada a la asimilación de nueva información y su eficaz aplicación. Se relaciona con la incorporación de nuevos esquemas o modelos cognitivos al repertorio de conductas habituales y nuevas formas de interpretar la realidad o de ver las cosas.” Lo que deseo trasladar, según los razonamientos que planteamos en Talentia Gestió, es que esta competencia debe ir más allá de la mera capacidad de aprender nuevas habilidades técnicas, debe comprender, asimismo, el adaptarse, el desarrollar competencias exigidas en éste nuevo entorno laboral.

El golpe que han sufrido las empresas con la crisis del COVID19 ha provocado en múltiples organizaciones un replanteamiento en sus organigramas internos que obligará, desgraciadamente, a constreñir sus plantillas en un buen número de casos, por lo que se demandará a los profesionales que continúen en plantilla que desarrollen o potencien competencias puntales que hasta ahora languidecían por la consabida dejación de los responsables o directivos.El valor de las competencias ante nuevas habilidades aprendidas El nuevo entorno requerirá de competencias como iniciativaautonomía, planificaciónorganización, innovacióncreatividad, responsabilidad, compromiso con la calidad del trabajo o trabajo en equipo, las cuales serán esenciales para que la empresa remonte y se sitúe en una posición competitiva ante el resto pero, ante todo, con la mirada fijada en ganar competitividad a escala nacional y sobretodo  internacional, ya que es en este escenario primordialmente donde  se debería hacer frente a la nueva coyuntura.

Lo que deseamos significar desde Talentia Gestió  es que poseer la capacidad de aprender es virtud insoslayable, antes, ahora y siempre, pero no nos debemos detener tan solo en adquirir nuevas habilidades si estas no van acompañadas de la incorporación a nuestro acervo valorativo de actitudes que conseguirán que las nuevas habilidades técnicas adquiridas consigan aumentar el valor del producto o servicio. La “batalla” a librar será la de  ofrecer actitudes que encajen con la necesidad de la empresa. Esto se debe tener muy claro.

Desarrollar unas competencias alineadas con las requeridas en el puesto de trabajo son los cimientos de una empresa competitiva y exitosa. Estamos hablando de alineación de competencias empleado-empresa. Nada más simple…

Manel Macià Martí

Director en TALENTIA GESTIÓ